Origen de la Virgen de Chiquinquirá

Hacia 1560, el conquistador Antonio de Santa Ana, quien tenía a su cargo las poblaciones de Suta y Chiquinquirá, en el hoy Departamento de Boyacá, quiso colocar una imagen de la Virgen del Rosario en una capilla en Suta. Para tal fin confió dicha tarea a su asistente, llamado Andrés Jadraque, quien viaja a Tunja y le pide al artista Antonio de Narváez que pinte a la Virgen en un fino lienzo, y como sobraba espacio a los lados, el asistente del gobernador pidió al pintor que colocara a San Antonio por ser el santo de su jefe y a San Andrés por ser su propio santo. La imagen estuvo varios años en Suta, donde se fue deteriorando. El párroco del lugar, el padre Juan Alemán de Leggisamo, viendo el mal estado de la pintura, se la devolvió a Antonio de Santa Ana, y éste la envió a Chiquinquirá. Por cierto, Chiquinquirá en idioma musica significar Lugar de niebla. Así pues llegó en 1585 la imagen del la Virgen del Rosario a este caserío colocándola en una capilla muy sencilla. El lugar era muy poco usado, es más, ya la imagen casi no se veía y los indígenas utilizaron el lienzo como tamiz para secar el trigo al sol. Tiempo después, María Ramos, cuñada de Antonio de Santa Ana venida de España, tuvo problemas con su esposo (Pedro, hermano de Antonio) y se fue visitar por un tiempo a Catalina García, esposa del ya fallecido Antonio, quien vivía en Chiquinquirá donde se había retirado en su viudez. María le pidió a Catalina le indicara un lugar donde ella pidiera orar con tranquilidad y ésta le señaló la capillita donde estaba el lienzo, sucio y deteriorado. María, con la ayuda de una sirviente de la casa, Ana Domínguez, ordenan el lugar y luego de limpiar el lienzo lo colocan en una de las paredes. María, fiel devota de la Virgen del Rosario, siempre le pedía que se le manifestara, hasta que el 26 de diciembre de 1589, saliendo de la capilla, se encontró en la puerta con una india llamada Isabel quien le informó que la imagen de la Virgen despedía una luz muy intensa, observando cómo la imagen y el lienzo se habían renovado. Así comenzó el culto a la Virgen del Rosario de Chiquinquira.


Written by